En épocas de dificultades económicas como las actuales, uno de los primeros ítems que se restringen al mínimo en las organizaciones es el presupuesto destinado al mantenimiento. Todos hemos pasado por esta experiencia, en particular con los mantenimientos de nuestras viviendas y automóviles en nuestra vida cotidiana, cuando las cuentas “no cierran”.

Pero además del deterioro que ello provoca y que en algún momento se vuelve critico obligando a realizar costosas reparaciones de emergencia o la reposición de los bienes deteriorados, en las empresas que tienen personal de mantenimiento propio y que aplican estas políticas restrictivas, se produce un fenómeno particular que no es tenido en cuenta porque no produce un gasto visible pero es una amenaza potencial; me refiero al “Factor Olvido” o pérdida de habilidad para realizar las reparaciones.

El concepto de las curvas de aprendizaje, llamadas también curvas de experiencia, se fundamenta en la premisa de que las organizaciones o las personas hacen mejor sus procesos a medida que éstos se repiten, dando como resultado una ganancia en destreza o eficiencia de su propia experiencia.

costo_1

Pero como dice el refrán: “órgano que no se usa, se atrofia”, al no realizarse los mantenimientos periódicos debido a restricciones económicas, el personal técnico va “perdiendo la mano”, y sucede que cuando finalmente se realizan las tareas pertinentes se cometen errores por olvido. ¿Cómo era que se hacía… sacaba esta pieza primero…o sacaba la otra?

El olvido es una función de la cantidad aprendida y de la duración de la interrupción de la tarea. Las interrupciones a largo plazo requieren obtener de nuevo el conocimiento (mental), la destreza (física), el ritmo, las condiciones de trabajo y los servicios de apoyo (equipo, etc.) que se hayan perdido. En las interrupciones duraderas también pueden presentarse cambios en personal y transferencia de equipo e instalaciones para otras aplicaciones. Las interrupciones duraderas son las más serias al nivel de cambios que pueden ocurrir.

De este modo, se pueden producir averías económicamente gravosas, dando lugar adicionalmente a un mal concepto del personal técnico involucrado, el que es calificado de poco competente o hasta de inepto, con la consecuente desmoralización del mismo, falta de compromiso y baja de rendimiento laboral, porque piensan: “Hagamos lo que hagamos, se nos considera inútiles”.

costo_2

Los niveles directivos deberían tener en cuenta este importante concepto al decidir restricciones importantes en los presupuestos destinados al mantenimiento.

Una forma de amortiguar este problema, sobre todo en pequeñas empresas, es aplicar las Normas ISO 9000, estandarizando los procedimientos de mantenimiento preventivo y correctivo y registrando los mismos para su posterior uso y consulta.

Otra consideración a tener en cuenta es llevar un Historial de Fallas de cada equipo, instando al personal a llenar minuciosamente al mismo para que en el futuro no se deba depender de la buena memoria de algún miembro del grupo de mantenimiento.

Un programa de capacitación y recalificación del personal técnico es muy importante para mantener la habilidad del personal, pero el mejor resultado se logra en la práctica que proporciona el trabajo diario de mantenimiento.

Para el caso de equipos críticos, la tercerización de su mantenimiento es también una buena opción, realizando un adecuado contrato al efecto.

No obstante lo referido anteriormente, lo adecuado e ideal es realizar los mantenimientos en tiempo y forma, adoptando una visión de inversión y no de costo en referencia al mismo, aun en épocas de dificultad económica para las empresas.

Carlos Fabián Kozak es profesional independiente especializado en mantenimiento y capacitación, Ingeniero Electricista Electrónico egresado de la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina) en 1993. Comenzó como Asistente de Producción en la empresa Kimberly Clark Argentina en 1994. Ha servido en la Armada Argentina entre 1995 y 2007 como Oficial Ingeniero en cargos de Jefe de Mantenimiento y Servicios Generales, Jefe de Cursos de Capacitación en electricidad y electrónica y Director de la Escuela de Aprendices Operarios. Fue Jefe de Mantenimiento de Mundo Marino S.A en el año 2008. Ha realizado posgrados en Dirección de Organizaciones y Logística en el Instituto Universitario Naval y numerosos cursos de actualización sobre mantenimiento. E-mail: cfkozak@ciudad.com.ar; cfkozak@hotmail.com.

banner
Nuestra nueva publicación, Estudio de Mejores Prácticas de CMMS.
Con este estudio ustedes tendrán una amplia comprensión del uso de los sistemas computarizados de gestión del mantenimiento (CMMS), qué oportunidades de crecimiento a future tienen y qué mejoras pueden hacerse.
Regístrate y Descarga