Lo anterior me ha dado la oportunidad de constatar, que tanto la teoría como la práctica del Mantenimiento en nuestra micro, pequeña y mediana empresa no evoluciona con el paso de los años, salvo en muy raras excepciones. Es decir, que un muy alto porcentaje del personal de Producción y Mantenimiento de nuestra Industria, todavía no asimila que su obligación esta en cuidar el equilibrio del “Sistema Máquina/Producto” para proporcionar a su cliente final un producto adecuado a las expectativas de éste último tanto en calidad como en cantidad y oportunidad. Su actual filosofía y dedicación al trabajo los hace pensar que solo están para hacer trabajar y arreglar máquinas, suscitándose en consecuencia problemas muy graves para nuestra Industria, los cuales podemos comprobar si nos volvemos más perceptivos.

Cada vez que tenga usted la oportunidad de estar visitando una Empresa, recuerde que en cualquiera de éstas existen tres indicadores que con cierta facilidad nos pueden mostrar la posición de la Empresa con respecto a su grado de madurez para administrar la conservación de sus recursos físicos. Dichos indicadores son:

1.- Relaciones humanas entre el personal de Producción y Mantenimiento (de cualquier nivel).

Encontrará que ambos grupos son verdaderos enemigos, que se originan luchas intestinas que destruyen su fuente de trabajo. Encontrará también que quizás en el mejor de los casos se toleran, pero rara vez cooperan entre si. Lo anteriormente mencionado es muy grave pero, qué podemos esperar, si además usted comprueba que ésta enemistad empieza desde los más altos niveles de la organización, llegándose a dar casos en que la Alta Dirección premia al grupo de Producción sin tomar en cuenta al de Mantenimiento, agudizándose más por razón natural, los resentimientos y la lucha intestina.

2.- Planeación del Mantenimiento.

Encontrará que si acaso los planes existen, éstos son hechos bajo el punto de vista táctico. Es decir, se forman de las peticiones de trabajo que hace el grupo de producción, a las cuales equivocadamente se les da el nombre de “Ordenes de Trabajo”. Generalmente no existe un plan estratégico que las aglutine en un plan congruente y a largo plazo ni mucho menos se toma en cuenta el CCL (Ciclo del Costo de Vida) de los recursos para de ahí derivar, previo estudio anual, al “Programa del año” correspondiente.

3.- Cultura de Mantenimiento.

Problemas de éste tipo los va a encontrar tanto en la Industria como en las Universidades, Institutos y Escuelas Técnicas. Les aconsejo a mis lectores que encuentren la oportunidad, de platicar sinceramente con los altos niveles de éstas, si es posible con directores de Empresa, directores de planta, rectores, profesores y trabajadores de Mantenimiento y Producción y se encontrarán con que seguramente muchos de ellos serán profesionistas egresados de las mejores universidades del país y que realmente serán muy inteligentes y proactivos pero que, con respecto al Mantenimiento como asignatura o materia escolar, en el mejor de los casos han cursado algún diplomado o simplemente la han llevado en la universidad como materia opcional. Esto también lo pueden comprobar analizando un Catálogo de Escuela y Carreras del Sistema Nacional de educación Tecnológica de la SEP y aunque a ésta fecha el panorama ha mejorado, en el catálogo de 1994 - 1995 que tuve oportunidad de revisar, me encontré con que en los 26 estados del país en los cuales se estaba ofreciendo la carrera de Ingeniero Industrial con especialidad en Mantenimiento, realmente solo las nuevas Universidades Tecnológicas impartían dicha carrera. También me encontré que en 20 estados, diferentes instituciones consideraban al Mantenimiento como materia opcional aún para los Ingenieros Industriales y en 25 estados, se consideraba a l Mantenimiento como arreglo de máquinas.

Ésta situación insisto, ha mejorado por la creación de nuevas universidades tecnológicas, pero hasta la fecha, salvo en raras excepciones, todavía no se enseña la existencia de la dicotomía de labores que existe en el “Sistema Maquina/Servicio”, que es precisamente lo que nos podrá dirigir realmente a una mejor forma de trabajo.

Para quienes leyeron mi articulo “La Conservación Industrial”, e hicieron el test ahí presentado, con toda seguridad han comprobado mi aseveración de que prácticamente cada persona que atiende o tiene relación con el Mantenimiento posee su propio concepto de lo que éste es y, por tanto, habrán también comprobado que para el Mantenimiento Industrial, realmente no existe una verdadera Taxonomía con bases científicas que nos permita definir, clasificar y ordenar todo lo correspondiente a ésta importante materia.

Todo lo anterior es originado por que el SNET (Sistema Nacional de Educación Tecnológica), continúa considerando a esta materia con una mínima importancia. Es obvio que al recibir la Industria este mensaje, les produce los mismos reflejos de falta de interés, condenándonos, por tanto, a permanecer así, hasta que surja o exista un grupo de personas que se haga consciente de ésta gran necesidad y produzcan el cambio, primero en el SNET para que éste lo refleje a su vez hacia la Industria y obtengamos a través de los años la retroalimentación necesaria para que nuestra Industria crezca con firmeza.

Quiero insistir que éstas afirmaciones las hago basado en mis estudios y experiencia adquirida a través de muchos años de análisis de problemas que tuve oportunidad de resolver, así como en el análisis concienzudo que junto con otros compañeros hemos hecho cuando he tenido que elaborar mis libros, cursos, artículos o hacer estudios sobre cómo resolver los problemas de algunos de mis clientes.

Si queremos entender con más claridad éste punto de vista, nos ayudará el que en forma rápida analicemos la evolución que ha tenido el Mantenimiento desde la edad de piedra hasta nuestros días.

a) El hombre, desde su inicio hasta 1914.

Utilizó herramientas y máquinas para llevar a cabo con más facilidad su trabajo y acostumbraba a repararlas solamente cuando ya le era imprescindible hacerlo, por lo que durante ese lapso, a ésa labor se le aplicó el nombre de Mantenimiento Correctivo (MC).

b) De 1914 hasta 1950.

Con la llegada de la primera guerra mundial, los países beligerantes se vieron obligados a trabajar sus máquinas sin interrupción, dando lugar a una nueva forma de pensar, esto es, hacer a las máquinas trabajos preventivos para evitar que éstas sufrieran paros. Esto dio origen al nacimiento de los Departamentos de Producción y de Mantenimiento y también al concepto de Mantenimiento Preventivo (MP).

c) De 1950 hasta 1970.

Debido a la necesidad de conquistar mercados y también a los trabajos de Deming, Jurán, Crosby, etc., en búsqueda de pautas de Calidad y Productividad, cambió la forma de pensar deduciendo que la máquina es un medio y su producto es la razón de ser de la Empresa que usa dicha máquina. Por lo tanto, se hace evidente que la Industria deba cuidar del sistema Máquina/Producto y no exclusivamente de la máquina, estableciéndose por lo tanto el criterio de Mantenimiento Productivo (PM).

d) De 1970 hasta la fecha.

La enemistad que desde 1914 se desarrolló entre los Departamentos de Producción y Mantenimiento obstaculizó en forma significativa la buena marcha de la Industria y para contrarrestar este efecto, se creó el sistema de trabajo llamado Mantenimiento Productivo Total (TPM).

e) Hoy en día.

Mi propuesta gira en torno a luchar para que se entienda la dicotomía de labores que existe en el “Sistema Maquina/Servicio”.

Mi contribución en ésta lucha ha sido desde que se editó mi primer libro en 1973 (La Administración en el Mantenimiento de Editorial CECSA); y en la actualidad con nuevos libros, artículos, intervenciones en congresos, ponencias, solicitudes directas a altas autoridades de la educación y de la Industria, pidiéndoles una sola cosa y es la de “Organizar con su valioso apoyo, una mesa de trabajo compuesta por cinco o seis especialistas en la materia, para analizar junto con el suscrito ésta filosofía sobre la Conservación Industrial y la viabilidad de mejorar la preparación tanto del personal docente como la de alumnos de nuestro país que de alguna forma tengan que ver con la conservación de los recursos físicos de nuestra Industria”.

Han pasado 29 años y aún continuo luchando, pero seguiré en ésta labor hasta conseguir el Foro o terminar mi misión en la tierra.

banner
Nuestra nueva publicación, Estudio de Mejores Prácticas de CMMS.
Con este estudio ustedes tendrán una amplia comprensión del uso de los sistemas computarizados de gestión del mantenimiento (CMMS), qué oportunidades de crecimiento a future tienen y qué mejoras pueden hacerse.
Regístrate y Descarga