Ese entusiasmo a veces se pierde cuando algunos termógrafos principiantes terminan recorriendo por todas partes de su planta encontrando problemas aquí y allá.

Los resultados, que pueden ser impresionantes—especialmente en una planta que no ha tenido un programa activo de termografía—nunca ascienden al potencial total. A largo plazo es esencial establecer las rutas para que todo equipo sea inspeccionado en una frecuencia apropiada.

¿Cómo empieza uno? Empiece con las listas existentes del equipo, aunque no estén actualizadas. Estos residen probablemente en un CMMS o en un inventario de equipo para otra tecnología de monitoreo de condición. Elimine de la lista cualquier equipo en donde la termografía ofrece pequeñas promesas o para donde otras tecnologías son muy superiores. Enfóquese en el equipo que crea un cuello de botella en la producción o donde la seguridad sea preocupante o en cualquier otro que ha tenido fallas costosas en el pasado. No trate de completar la lista por si mismo; obtenga información del piso, de los operarios, de la administración y de cualquier otra persona con conocimiento e interés.

De ser posible, cree registros en una base de datos en formato electrónico, agrupando el equipo escogido en rutas preliminares—por área y función— eso puede ser inspeccionado en bloques de tiempo de dos o tres horas cada uno.

 rutas_1

El primer ciclo de inspección puede ir lentamente mientras se toma el tiempo en localizar el equipo, actualizar el listado, tratan con asuntos de acceso, etc. Considere documentar todo el equipo con imágenes visuales, digitales y de gran calidad al mismo tiempo. Esto demostrará una referencia inapreciable más tarde. Todo esto toma tiempo pero, resultará una inversión sabia y una base sólida para el trabajo posterior. ¡Recuerde, usted obtendrá los resultados de sus esfuerzos, típicamente encontrando un resultado positivo a la mano!

Si la termografía es nueva en su planta, los primeros ciclos de inspección rendirán probablemente muchos hallazgos. Esto será definitivamente verdad si usted informa todas anormalidades a pesar de su temperatura— un enfoque que se recomienda totalmente, incluso si usted no arreglará todo lo encontrado. Al hacerlo de otro modo, falla en documentar la condición verdadera del sistema y tiene como resultado una asignación pobre de recursos futuros al programa. Sin embargo, no permita que su organización se impresione por estas conclusiones! Priorícelos y—déles los recursos disponibles— primero repare ésos que son lucrativo y fáciles de tratar. Los otros pueden esperar, pero deben ser planificados para inspecciones más frecuentes.

Las inspecciones subsecuentes deben ser más minuciosas y efectivas. Después de aproximadamente tres ciclos puede ser apropiado reorganizar las rutas tan para que sean más eficientes. Las tendencias deben comenzar a revelarse y el uso de múltiples tecnologías aumentará mucho sus resultados. Continúe agregando nuevas rutas y equipo en el programa como el tiempo y los recursos permiten. Permita que el tiempo acumule y analice los datos para crear los informes para la administración. Usted nunca debe olvidarse que si el mantenimiento trabaja bien, usted encontrará menos y menos problemas. En ese punto, cuando muchos preguntarán por qué usted hace todavía lo que usted hace y "no obtiene resultados," usted necesita ser capaz de documentar sus logros.

rutas_2

Muchos termografístas caen en el error de inspeccionar una vez al año. ¡Esto es un error! Las frecuencias óptimas para la inspección deben ser determinadas por las necesidades de los activos del equipo. Algunas circunstancias—el uso, carga pesada o un mantenimiento pobre, pueden sugerir una frecuencia acelerada de la inspección.

Es esencial, sin embargo, para empezar el proceso de la planificación que justifica estas necesidades óptimas, incluso si la realidad no sustenta aun la aplicación del programa completamente en este momento. Si usted empieza con una meta menor, nunca podrá justificar y, así, lograr la implementación total.

La realidad de con qué frecuencia las inspecciones ocurrirán realmente es manejado típicamente por fuerzas externas— obtener el presupuesto es el principal asunto. Teniendo un programa firmemente en su lugar, sin embargo, uno debe poder finalmente capear estas tempestades económicas, periódicas y anticipada. ¿Por qué? Porque usted tendrá una idea buena de la condición verdadera de los activos y, así puede, si necesita, estirar las frecuencias sin el daño indebido a la planta o al programa como un total.

rutas_3

Las frecuencias típicas de la inspección termográfica se basan en varios factores. El factor principal es la seguridad, la criticalidad del equipo, el gasto de una falla, y de la frecuencia con la cuál los problemas han estado impactando la producción y/o el mantenimiento en el pasado. Este último es lo suficientemente importante para que usted le dedique más tiempo a investigar las fallas en el pasado, o de manera informal por discusiones con colegas o más formalmente revisando los registros de la planta.

A largo plazo, sin embargo, son los resultados de sus inspecciones que manejarán los cambios en las frecuencias. Cuando menos problemas se encuentran, el resultado natural de un programa planeado de mantenimiento basado en monitoreo de condición, las frecuencias de la inspección para muchos activos se pueden extender. Es esencial, por lo tanto, para documentar todas sus conclusiones y para acumular y analizar estos datos periódicamente.

Las frecuencias siguientes, incluso si son irrealmente genéricas, son buenos objetivos a largo plazo.

rutas_4

Además es importante que todo equipo nuevo sea inspeccionado, como parte del proceso de la aceptación así como, especialmente para equipo más grande, para establecer la referencia de los datos térmicos. Muchas plantas ahora mandan rutinariamente a sus termógrafos fuera de la planta para inspeccionar el equipo nuevo antes de ser entregado a la planta por el vendedor. Estas inspecciones "fuera de compra" han probado ser de gran valor en muchos casos, al encontrar deficiencias y problemas antes de que el equipo es aceptado.

Cuándo las reparaciones o modificaciones son realizadas al equipo, el CMMS debe poner sobre aviso al termografista para realizar una inspección de seguimiento. Los datos sugieren que las reparaciones son a menudo inadecuadas, por una variedad de razones, de modo que las re-inspecciones son una parte crítica del mantenimiento de calidad.

rutas_5

Las condiciones para inspeccionar un activo particular no pueden ser óptimas ni aún aceptables cuando el tiempo viene vencido. Tal trabajo debe ser reprogramado en vez de ser postergado hasta el próximo ciclo. Espere acabar con una lista de equipo que necesita se incremente el monitoreo hasta que las reparaciones puedan ser planificadas.

Algunos programas dejan espacio en el calendario para esta clase de trabajo "atrapado" un día/mes.

Con el tiempo, y con la planificación y el apoyo, usted estará inspeccionando todos los activos con la frecuencia apropiada con los recursos disponibles.

Mientras este enfoque puede tomar un poco más tiempo y energía inicialmente, haciéndolo correctamente desde el principio, se retribuye con grandes beneficios con el tiempo. Usted no puede parecerse a un súper héroe cuando falla en encontrar los problemas de "humo caliente" cada semana, pero usted puede estar orgullosos del hecho que usted ha documentado la condición térmica verdadera de todos los activos que usted inspecciona, permitiendo ser mantenidos apropiadamente, y eso vale mucho más con el tiempo.

rutas_6

John Snell, presidente y fundador de Snell Infrared, ha estado enseñando a utilizar esta notable tecnología desde 1983. El fue la primera persona en el mundo de recibir un certificado Nivel III de ASNT en el método térmico/infrarrojo y continúa muy activo profesionalmente en numerosos comités de estándares y en conferencias. Para aprender más acerca de termografía y de Snell Infrared visite http://www.snellinfared.com.

Próximos Eventos

Ver más Eventos
banner
Nuestra nueva publicación, Estudio de Mejores Prácticas de CMMS.
Con este estudio ustedes tendrán una amplia comprensión del uso de los sistemas computarizados de gestión del mantenimiento (CMMS), qué oportunidades de crecimiento a future tienen y qué mejoras pueden hacerse.
Regístrate y Descarga
Conducting Asset Criticality Assessment for Better Maintenance Strategy and Techniques

Conducting an asset criticality assessment (ACA) is the first step in maintaining the assets properly. This article addresses the best maintenance strategy for assets by using ACA techniques.

Harmonizing PMs

Maintenance reliability is, of course, an essential part of any successful business that wants to remain successful. It includes the three PMs: predictive, preventive and proactive maintenance.

How an Edge IoT Platform Increases Efficiency, Availability and Productivity

Within four years, more than 30 per cent of businesses and organizations will include edge computing in their cloud deployments to address bandwidth bottlenecks, reduce latency, and process data for decision support in real-time.

MaximoWorld 2022

The world's largest conference for IBM Maximo users, IBM Executives, IBM Maximo Partners and Services with Uptime Elements Reliability Framework and Asset Management System is being held Aug 8-11, 2022

6 Signs Your Maintenance Team Needs to Improve Its Safety Culture

When it comes to people and safety in industrial plants, maintenance teams are the ones who are most often in the line of fire and at risk for injury or death.

Making Asset Management Decisions: Caught Between the Push and the Pull

Most senior executives spend years climbing through the operational ranks. In the operational ranks, many transactional decisions are required each day.

Assume the Decision Maker Is Not Stupid to Make Your Communication More Powerful

Many make allowances for decision makers, saying some are “faking it until they make it.” However, this is the wrong default position to take when communicating with decision makers.

Ultrasound for Condition Monitoring and Acoustic Lubrication for Condition-Based Maintenance

With all the hype about acoustic lubrication instruments, you would think these instruments, once turned on, would do the job for you. Far from it!

Maintenance Costs as a Percent of Asset Replacement Value: A Useful Measure?

Someone recently asked for a benchmark for maintenance costs (MC) as a percent of asset replacement value (ARV) for chemical plants, or MC/ARV%.