Verificar grandes volúmenes para fugas se puede hacer colocando un transmisor de ultrasonido dentro del volumen de la prueba y entonces escanear los puntos de sello (puertas, ventanas, ventilas, etc) con un receptor ultrasónico. Las fugas son identificadas por un aumento brusco en niveles de ultrasonido mientras el inspector pasa sobre el área del sello. Los sellos y empaques son culpables de las fugas pero sus defectos se pueden descubrir durante pruebas constantes.

Aplicando una presión positiva dentro del volumen, en conjunción con el transmisor de ultrasonido, aumenta mucho la oportunidad para el inspector de encontrar las fugas. La presión se enrolla suavemente en los sellos que los aleja de su posición de descanso y exponen potencialmente cualquier defecto que podría afectar su habilidad de sellar apretadamente. Para volúmenes tales como cuartos herméticos, donde la estrechez es crucial, la inspección se debe realizar dos veces; una vez en conjunción con presión, y luego nuevamente sin ésta. En las manos de un inspector apropiadamente entrenado este método puede demostrar ser útil, rápido, eficiente y de asegurar la estrechez, virtualmente de cualquier volumen neutral de presión.

Este consejo fue enviado por SDT North America

banner
Nuestra nueva publicación, Estudio de Mejores Prácticas de CMMS.
Con este estudio ustedes tendrán una amplia comprensión del uso de los sistemas computarizados de gestión del mantenimiento (CMMS), qué oportunidades de crecimiento a future tienen y qué mejoras pueden hacerse.
Regístrate y Descarga