Uno de las trampas más fáciles de caer es la de crear una relación conflictiva con la organización de Operaciones. ¿A fin de cuentas, si ellos no lo descomponen, usted no tendría que arreglarlo, verdad? Apueste y pregúnteles a ellos, dirán que si usted lo arreglara correctamente, no se descompondría. Usted gasta mucho tiempo y esfuerzo en tratar de decidir quién tuvo la "culpa" por una falla del equipo, que termina generalmente en mantenimiento. Esta es una situación contraproducente y una que esta garantizada a causar que su proceso de mantenimiento sea reactivo.

Enfréntelo; sus funciones son interdependientes. La planta no puede existir sin Operaciones, ni puede existe sin Mantenimiento. Ninguna de as dos puede tener éxito sin el otro. Una función proactiva de Mantenimiento es dependiente en operarios que son el "primero escudo protector" y tomar responsabilidad para el cuidado del equipo. Es también dependiente en conseguir tiempo de inactividad necesario para corregir los problemas descubiertos en inspecciones predictivas. Su programa semanal de trabajo no tiene valor si Operaciones no esta involucrada en su creación porque ellos tienen el compromiso que el equipo este disponible a la hora señalada. Una gran manera de construir una relación es de sentarse con su contraparte de Operaciones y tener una discusión franca acerca de lo que cada uno necesita del otro para tener éxito. Redacte un "contrato de sociedad" que diga, por escrito, sus responsabilidades uno al otro. Comprométanse, fírmenlo, y revísenlo periódicamente para cerciorarse que ambos cumplen.

Consejo enviado por MRG

banner
Nuestra nueva publicación, Estudio de Mejores Prácticas de CMMS.
Con este estudio ustedes tendrán una amplia comprensión del uso de los sistemas computarizados de gestión del mantenimiento (CMMS), qué oportunidades de crecimiento a future tienen y qué mejoras pueden hacerse.
Regístrate y Descarga