Los Lobos 
 

A lo largo de la historia de la humanidad, siempre han existido equipos para alcanzar los objetivos. Cuando me dispuse a investigar para este artículo, me di cuenta de una similitud entre los métodos de cacería grupal utilizados por el hombre y por el reino animal. Uno de los mejores ejemplos de la cacería grupal en el reino animal es aquella del lobo gris. Dentro de la manada, siempre existe el lobo alfa, o líder del grupo. Este lobo es el que guía a la manada y se asegura que los demás lobos en la manada trabajen como una sola unidad para rastrear y matar su presa. Sobra decir que todos los lobos en la manada saben que a menos que tengan éxito trabajando juntos, ninguno de ellos podrá comer y al final de cuentas tampoco podrá sobrevivir. Veamos ahora este ejemplo en relación con el hombre antiguo. Puesto que la cacería grupal es común en muchas diferentes culturas en todo el mundo y que en aquel entonces no había “consultores de caza mayor” viajando por todo el planeta para proporcionar instrucción sobre los nuevos métodos de caza al hombre antiguo, podemos suponer entonces que nuestros ancestros pudieron haber aprendido mediante la observación de otras especies mientras éstas cazaban. Con la ayuda de su inteligencia en pleno desarrollo, nuestros cazadores pronto aprendieron las ventajas de trabajar en grupo para así todos poder sobrevivir. Cada cazador entendía las reglas y sus responsabilidades y roles en lo individual.

Avancemos unos 10,000 años hacia el futuro y contemplemos como nuestra “manada de lobos” del mantenimiento comenta acerca de las estrategias. La presa se conoce ahora como tiempo productivo. El trabajo delante de nosotros es asegurar la supervivencia de la empresa o “villa”, siendo ésta la tarea del equipo de mantenimiento.

Cualquiera que haya sido parte de cualquier clase de equipo sabe que la dinámica de las personas integrantes del equipo juega un papel importantísimo en el éxito del mismo. Yo creo que este aspecto de la dinámica del conjunto es el talón de Aquiles de los equipos de mantenimiento. La integración del equipo se puede alcanzar de tres maneras diferentes: individuos desconocidos uno con el otro; individuos que están familiarizados entre sí; o una combinación de ambos escenarios. Si revisamos la dinámica de equipo del primer grupo, tenemos a un líder del equipo que está integrando al grupo y necesita estar al tanto de que él o ella están actuando como la figura alfa, dominante, y pudiera tener uno o más individuos tipo alfa también siendo añadidos al equipo recién formulado. En el reino natural, el líder alfa de la manada estaría siendo desafiado físicamente por el otro miembro alfa que busca tener también los derechos de liderazgo en la manada. Por supuesto que lo peor que podría pasar es tener nuestra primera reunión de equipo terminando en una gran pelea, así que es aquí donde interviene el factor de la inteligencia humana. El líder del equipo debe tomarse el tiempo de asegurarse que todos los miembros de su grupo conozcan las reglas inherentes del grupo así como sus responsabilidades individuales. Se debe desplegar un esfuerzo sustancial para asegurar que todos entiendan que las ideas y puntos de vista individuales son recibidas y apreciadas, pero que asimismo la autoridad y decisión final recae en el líder del equipo.

Revisando el segundo escenario de la dinámica de equipos, nos damos cuenta que puesto que los miembros del equipo se conocen bien entre sí, esto pudiera despertar en ellos algunas opiniones preconcebidas acerca de los demás. Es importante no descartar estas opiniones en su totalidad porque algunas podrían ser ciertas. Como personas, nosotros cargamos muchísimas variables que determinan y configuran nuestro ser (características, hábitos, entusiasmo, motivación, etc.). La forma en que se maneje esta experiencia de vida es un componente crucial que puede representar ya sea un gran valor en el equipo o arruinarlo. Y el rango de opciones puede pasar desde él o la joven recién graduada creyéndose un “sabelotodo” hasta el experimentado trabajador que ha “visto de todo” pasando por todos los rangos intermedios. El joven trabajador necesita saber que él o ella pueden aprender muchísimo del veterano de mil batallas por medio del conocimiento tribal y el veterano necesita también entender que pudieran existir nuevos métodos y formas de hacer las cosas que él o ella deben estar dispuestos a intentar. Ambos tipos de participantes en un grupo necesitan entender que su misma supervivencia depende de esta comprensión mutua. Todavía más importante es que cada uno debe entender que su aportación o papel en lo individual es vital para la supervivencia y éxito del equipo.

Ahora que se ha integrado el equipo de mantenimiento, el líder del equipo necesita estar seguro que el aspecto de la responsabilidad personal esté en el primer plano hacia el éxito del grupo. Cada miembro del equipo debe recordar que al igual que los miembros de una tribu antigua o los lobos en una manada pueden morirse de hambre si no tienen la capacidad de actuar como una unidad coherente para procurarse el alimento que garantice su supervivencia, los integrantes del grupo deben también aceptar sus responsabilidades individuales y trabajar como uno sólo con el grupo para asegurar la continuidad de su empleo como una repercusión del éxito de la empresa.

A lo largo de tantos años hemos podido atestiguar que nada ha cambiado en relación con nuestra supervivencia. Quizás pudieron haber cambiado los entornos y circunstancias de nuestra existencia humana, pero el postulado central de la supervivencia sigue siendo el factor motivacional para todos levantarnos de la cama a cada mañana. Hemos pasado de cargar una lanza para cazar nuestro alimento, o un arma de fuego para cazar nuestra cena, a portar en la actualidad una caja de herramientas y un teléfono celular en la cadera para permitirnos terminar una acción de mantenimiento que nos proporciona el dinero necesario para comprar nuestros víveres. Veamos siempre hacia el pasado para servir de guía hacia el futuro. Siempre debemos recordar las lecciones del pasado, ya sean buenas o malas, para aprender y así no quedar condenados a permitir que la historia se repita y, a su vez, amenace nuestra misma supervivencia.

Michael Rezendes trabaja actualmente en Ratytheon Technical Services Company. Durante su trayectoria de 37 años en RTSC, ha acumulado experiencia en todos los ámbitos desde producción y pruebas; hasta trabajos de servicio en campo con instalaciones de equipo para la Naval y desarrollo de mantenimiento

banner
Nuestra nueva publicación, Estudio de Mejores Prácticas de CMMS.
Con este estudio ustedes tendrán una amplia comprensión del uso de los sistemas computarizados de gestión del mantenimiento (CMMS), qué oportunidades de crecimiento a future tienen y qué mejoras pueden hacerse.
Regístrate y Descarga