Las razones son muchas y muy diferentes, pero suelen estar relacionadas con un malentendido fundamental acerca de cómo funciona el análisis de aceite. La siguiente lista de las 10 más importantes identifica algunos de los conceptos erróneos y falacias más comunes acerca del análisis de aceite.

1. EL ANÁLISIS ELEMENTAL ES UNA MANERA SEGURA DE ENCONTRAR DESGASTE ACTIVO EN LA MAQUINARIA

Una de las pruebas que más comúnmente se utiliza en el análisis de aceite es la prueba del análisis elemental – a veces también llamado análisis espectrométrico. Dependiendo del laboratorio que se utilice, esta prueba proporciona concentraciones expresadas en partes por millón de hasta 25 elementos, incluyendo los metales que son indicativos del desgaste de la maquinaria, tales como hierro, plomo, estaño o cobre; elementos aditivos como el zinc, fósforo y calcio; y contaminantes tales como el silicón (silicio) y sodio.

Muchas personas ponen su confianza en la prueba del análisis elemental para determinar cuándo comienza desgastarse una máquina para poder tomar acción correctiva. No obstante, dependiendo del modo del desgaste, esta prueba puede conllevar a un sentido falso de seguridad. El problema yace en la metodología de la prueba fundamental utilizada para determinar las partículas del desgaste, conocidas como plasma inductivamente acoplada (ICP, por sus siglas en ingles). Específicamente, los instrumentos de ICP no tienen sensibilidad a las partículas menores a tres micras (3μ), así que dependiendo de su modo de desgaste, esta prueba puede ser engañosa. Toda vez que el análisis elemental puede ser una prueba excelente para revelar desgaste incipiente lento o modos de desgaste que crean partículas pequeñas (menores a 3μ en su tamaño), como es el caso del desgaste corrosivo, puede omitir completamente los modos del desgaste que generan partículas más grandes de 5μ, tales como el desgaste agresivo en cajas de engranes o desgaste por fatiga en contactos dinámicos. Mejor, la ICP debe ser complementada por pruebas de detección de partículas más grandes, tales como el conteo de partículas, cuantificador de partículas (PQ), o densidad ferrosa. 

2. NO TOME MUESTRA DE COSAS PEQUEÑAS

Otra falacia común señala que el análisis de aceite no tiene ningún valor si el volumen de aceite es tan pequeño que el costo del análisis supera por mucho el costo del cambio de aceite, y aunque pudiera ser cierto que no es redituable en costos utilizar el análisis de aceite para optimizar los intervalos de drenaje de aceite, el análisis de aceite implica mucho más que simplemente calendarizar los cambios de aceite. El simple hecho de cambiar el aceite ni siquiera garantiza que se haya resuelto un problema de desgaste activo o contaminación. La realidad es que cualquier máquina que sea crítica para la producción, la seguridad o el medio ambiente debe muestrearse, especialmente si el análisis de aceite es la única herramienta predictiva capaz de proporcionar una advertencia temprana. Quizá lo peor que se le haya hecho al análisis de aceite fue precisamente llamarlo “análisis de aceite”. El análisis de aceite también mide la salud de la máquina y el grado de contaminación, y no solamente la salud del lubricante.

3. ES IMPORTANTE MEDIR EL CONTENIDO DE AGUA

Aunque esto no es un enunciado totalmente falso, a la hora de pagar a un laboratorio para determinar el contenido de agua, el comprador debe tener mucho cuidado. Hay varios métodos utilizados para detectar agua del aceite, desde las pruebas básicas de tamiz, tales como la prueba de crepitación, hasta las pruebas basadas en instrumentos, tales como la transformada infrarroja de Fourier (FTIR) y humedad Karl Fisher. Aunque los análisis de aceite de precio reducido pudieran aparentar darle todo lo que necesita, estos programas tienen la tendencia de depender demasiado sobre métodos rápidos y económicos como la FTIR básica (sin depender de quimométricos) o crepitación, que carecen de la sensibilidad de otras pruebas más sofisticadas para el análisis de aceite.

Usted pudiera responder, “esto sí lo tenemos cubierto, hacemos la prueba de humedad de Karl Fisher”. ¡Deténgase allí! La prueba Karl Fisher se refiere al reagente de prueba utilizado, y no al método de prueba. De hecho, de acuerdo con el libro de normas de las pruebas ASTM, existen varias metodologías diferentes que caen bajo la categoría de prueba de humedad Karl Fisher. El problema radica en los falsos positivos que pueden ocurrir debido a aditivos creados, tales como fósforo que contengan aditivos AW, así como algunos metales de desgaste como lo son las sales férricas, particularmente con métodos de pruebas volumétrica. Donde se requiere precisión para el bajo nivel de agua (< 100-200 ppm), el método preferido es ASTM D6304, incluyendo la co-destilación.

4. EL ANÁLISIS DE ACEITE ES UN PRODUCTO BÁSICO QUE SE DEBE COMPRAR A QUIEN LO OFREZCA MÁS BARATO

Habiendo hecho toda una trayectoria en el mundo de los lubricantes y el análisis de aceite vendiendo y dando soporte a servicios de análisis de aceite, he podido atestiguar que algunos usuarios no piensan dos veces para cambiar proveedores de análisis de aceite con un diferencial de precios de 50 centavos o un dólar por muestra. Y aunque indudablemente no soy alguien quien proponga pagar más por el análisis de aceite, debe tomar en cuenta el costo de no detectar una falla en una transmisión crítica por engranes debido a que no estuvo dispuesto a pagar unos pocos dólares adicionales para hacerse una prueba de desgaste ferroso o PQ. Los mejores practicantes del análisis de aceite elaboran matrices de prueba alrededor de métodos de prueba específicos de ASTM o ISO (por ejemplo, ASTM D6304 vs. simplemente solicitar una “prueba para agua”) y exigen que sus laboratorios sigan el método de una manera tan cercana como sea práctico. En el análisis de aceite, así como en muchas cosas de la vida, se recibe lo que se paga.

5. EL RPVOT ES UN BUEN INDICADOR DEL POTENCIAL OXIDATIVO

Históricamente, la prueba dinámica de oxidación de tanques presurizados (RPVOT), conocida antes como RBOT, se ha utilizado para medir la restante vida oxidativa del aceite. Sin embargo, debido a que la prueba es una de oxidación acelerada con temperaturas elevadas (150ºC) y elevadas concentraciones de pro-oxidantes, como el agua, cobre y oxígeno, la prueba sola del RPVOT puede ser engañosa, especialmente con las formulaciones modernas de aceite para turbinas. Donde se realiza la prueba RPVOT, los resultados deben considerarse de manera concertada con otras pruebas, tales como el potencial de barniz (QSA y/o MPC) y la medición directa de inhibidores de la oxidación basados en aminos y fenoles (instrumento RULER) para realmente medir la vida restante y salud del lubricante.

6. EL SILICIO SIEMPRE SIGNIFICA SUCIEDAD

Uno de los elementos más útiles para hacer tendencia es el silicón. La mugre común contiene altas concentraciones del mineral silicio (arena) de manera que una tendencia de silicón a la alza pudiera ser un buen indicador de un ingreso de mugre. Sin embargo, el silicio pudiera presentarse también en otras formas. Por ejemplo, equipos nuevos que se vaciaron en arena (por ejemplo nuevas cabezas de motor) suelen contener trazas de silicio (silicón) adheridas a sus paredes que se desprende durante las primeras pocas horas de operación. Asimismo, los selladores de base silicón pueden disipar silicón hacia los aceites, toda vez que algunos aceites de engranes y motores contienen metil-silicon como un agente anti espuma, que a veces varía entre 10 a 20 ppm en aceite nuevo.

La manera más sencilla de discernir el silicón de la mugre en lugar de aquellos procedentes de otras fuentes es buscar elementos secundarios, particularmente aluminio, que suele estar presente del mineral alúmina. Dependiendo de la geología de su región local o del proceso mismo, los niveles del silicón a aluminio en el aceite usado varían desde 5 hasta 10:1, silicón: aluminio.

7. EL ANÁLISIS DE ACEITE SOLAMENTE ES BUENO PARA ACEITE

La expresión análisis de aceite, por supuesto, se refiere al análisis químico de los aceites lubricantes. Pero, ¿sabía usted que también puede analizar grasas? Aunque pudiera ser un reto obtener una muestra representativa, la grasa puede analizarse para el grado de degradación, presencia de contaminantes, u otra grasa incompatible, así como para partículas de desgaste que pueden evaluarse según sus propiedades morfológicas (por ejemplo, tamaño, forma, color, etc.).

8. DONDE SE USA ANÁLISIS DE VIBRACIONES NO ES NECESARIO USAR ANÁLISIS DE ACEITES

Diferentes estudios han intentado evaluar la efectividad relativa del análisis de aceite vs. el análisis de vibraciones. Pero, no obstante el punto de vista donde usted se encuentre, es cierto que en algunos casos, como desalineamiento o desequilibrio, vibraciones siempre se llevará el lugar de honor, mientras que en otros casos, el análisis de aceite es un mejor indicador. La realidad es que el análisis de aceite suele ser un indicador anticipado de un problema, mientras que el análisis de vibraciones es la mejor manera de localizar la fuente de una falla incipiente en la maquinaria. En cuanto al mantenimiento predictivo, tanto el análisis de aceite como el análisis de vibraciones son necesarios para tener un programa efectivo, ¡un auténtico caso de uno más uno es igual a tres!

9. UN VALOR BAJO DE ÁCIDO QUIERE DECIR QUE NO HAY OXIDACIÓN

La prueba del valor de ácido utiliza la clásica volumetría ácido-base para detectar la formación de subproductos ácidos en el aceite formados por la oxidación incipiente del aceite. Sin embargo, puesto que la prueba mide efectivamente la concentración de estos ácidos en el aceite, los efectos de la dilución, especialmente en sistemas de gran volumen como los aceites de turbina y aceites en los molinos de papel, suelen anular la efectividad de las pruebas del valor de acido. Asimismo, algunos aceites que contienen aditivos anti desgaste (AW) o de presión extrema (EP) que son ligeramente ácidos pueden también proveer lecturas falsamente altas o bajas (debido a la disminución de aditivos), así que siempre se debe tener precaución al revisar los datos de los valores de ácido. Al igual que muchas pruebas de análisis de aceite, los valores de ácido deben considerarse de manera concertada con otras propiedades de la prueba, como la salud del aditivo, contenido de agua y valores de línea base del aceite nuevo.

10. EL ANÁLISIS ANUAL DE ACEITE ES UNA BUENA MANERA DE PLANEAR PAROS PARA CAMBIOS DE ACEITE

El costo del aceite – tanto el costo crudo como los costos de disposición – parecen estar siempre a la alza. Y sin embargo, muchas compañías que buscan maximizar su inversión al mismo tiempo que tratan de minimizar su huella medioambiental están utilizando el análisis de aceite para calendarizar sus cambios de aceite. Pero el análisis de aceite, y particularmente la salud del lubricante, tiene todo que ver con el análisis de tendencias, observando cambios lentos sobre el tiempo en lugar de una instantánea de una sola vez. Por lo menos, se requiere un análisis trimestral de aceite para un monitoreo efectivo. Para maquinaria de alta velocidad o temperaturas más elevadas del aceite, el análisis mensual es realmente la única manera segura de obtener datos buenos, con capacidad de hacer tendencia, de manera oportuna para poder tomar decisiones contundentes del mantenimiento.

Allí las tienen, las 10 principales percepciones erróneas acerca del análisis de aceite. ¿Con cuántas de ellas se identifica usted mismo? No se permita ser orillado a un sentido falso de la seguridad. El análisis de aceite de precisión no se trata de simplemente llenar de aceite una botella de muestra, esperando que el laboratorio le diga cuál componente está a punto de fallar, cuánto tiempo le queda y cómo corregir el problema. El análisis de aceites como cualquier otra herramienta útil, tiene que utilizarse de la manera correcta y en el momento correcto por parte de un técnico capacitado que entiende cómo aprovechar al máximo la herramienta que tienen a la mano.

_____________________________________________________________________________

Mark Barnes, CMRP, es Vicepresidente del Equipo de Servicios de Confiabilidad de los Equipos en Des-Case Corporation. Mark ha sido un consultor y educador activo en el campo del mantenimiento y confiabilidad durante más de 17 años. El tiene título de doctorado en Química Analítica. www.descase.com

banner
Nuestra nueva publicación, Estudio de Mejores Prácticas de CMMS.
Con este estudio ustedes tendrán una amplia comprensión del uso de los sistemas computarizados de gestión del mantenimiento (CMMS), qué oportunidades de crecimiento a future tienen y qué mejoras pueden hacerse.
Regístrate y Descarga