Por mucho tiempo, las tecnologías de monitoreo de condición han sido aplicadas como herramientas para habilitar estrategias de mantenimiento predictivo. Las herramientas visuales, como la curva PF, nos ayudan a explicar los beneficios de este tipo de estrategias. No obstante, el paradigma de hoy en día ha evolucionado a una dimensión de multi-tecnología. Este concepto es similar al de un paciente humano al que se le evalúa su salud con una sola prueba de azúcar o colesterol. Hoy por hoy es imprescindible aplicar una estrategia de multi-tecnología alineada a los modos de falla definidos por herramientas como RCM o FMEA. Un activo solo puede ser definido como “saludable” si todos sus modos de falla son monitoreados o inspeccionados con una frecuencia definida por su criticidad. 

Consejo enviado por 

banner
Nuestra nueva publicación, Estudio de Mejores Prácticas de CMMS.
Con este estudio ustedes tendrán una amplia comprensión del uso de los sistemas computarizados de gestión del mantenimiento (CMMS), qué oportunidades de crecimiento a future tienen y qué mejoras pueden hacerse.
Regístrate y Descarga